Ahora empieza lo divertido.

Es curioso ver como las personas buscan excusas y pretextos para hacer cosas o decidirse a hacer algo o no. En vez de hacerlo y ya está, ser capaces de seguir su propia historia. Pués bien, parece que con las ciudades puede suceder igual.

Donostia – San Sebastián acaba de ser nombrada capital de la cultura 2016. La verdad es que me alegro un montón.

Bueno… la verdad es que me alegraré un montón si la verdadera aventura comienza mañana a las 9 de la mañana. Si en Donostia somos capaces entre todos/as de crear nuevos circuitos artísticos, culturales y nuevas expresiones creativas alejadas de las alfombras rojas del Zinemaldia, la quincena musical y el Jazzaldia, que son grandes eventos y necesarios, pero sólo para ciertos paladares.

Me alegraré si sirve para la creación de un nuevo concepto de ciudad y de relación entre sus habitantes, quizás esta sea una buena excusa para poner en marcha un montón de ideas y proyectos que ahora mismo están en el aire y la gente está tratando de poner en palabras y acciones.

Espero que esta trabajada y buscada designación sirva para que Donostia – San Sebastián gané nuevos matices y nuevas actitudes y que sea la ciudadanía quién las marque, las pida y las ejecute, y que no recaiga la responsabilidad en el Ayuntamiento o en la Candidatura. Espero que este sea el pretexto para que esto traiga nuevos aires y espante los humos del Tabakaos entre otras cosas.

Al respecto, he de decir que más miedo me da “la ciudad” que el equipo de trabajo de la candidatura que a todas luces me parecen un equipo excelente y totalmente válido para el reto.

– Por cierto, esta noticia me ha hecho reflexionar sobre donde estaré en el 2016…qué miedo me doy.

– Por cierto 2: Vitoria-Gasteiz capital verde europea, Donostia – San Sebastián Capital de la Cultura Europea 2016, ¿y Bilbao? Supongo que nos conformaremos con la del mundo. Que no es poco.

¿Cómo habéis recibido la noticia?

¿Qué os parece la designación?

¿Qué evolución del proyecto esperáis?

Queda todavía mucho que hacer, pero ya hay un trecho recorrido y unas líneas de trabajo marcadas… ahora empieza lo divertido.

Sigo disfrutando de Donostia. Un abrazo y felicidades otra vez.