El fin de la estrategia empresarial

Post express tras una jornada de trabajo de lo más interesante. Antes de seguir, hagamos una parada para tener claros los conceptos:

<<Una estrategia es un conjunto de acciones planificadas sistemáticamente en el tiempo que se llevan a cabo para lograr un determinado fin.>>

<<La cultura es el conjunto de todas las formas, los modelos o los patrones, explícitos o implícitos, a través de los cuales una sociedad se manifiesta. Como tal incluye lengua, costumbres, prácticas, códigos, normas y reglas de la manera de ser, vestimenta, religión, rituales, normas de comportamiento y sistemas de creencias.>>

Fuente: Wikipedia

¿Todo en orden? Sigamos.

Algún tío muy listo una vez dijo: “La cultura mata a la estrategia todas las mañanas” y la primera vez que oí esta frase salió de la boca de Humberto Matas en una genial sesión de dialogo que tuvimos con Designit en Madrid (Humberto es Fundador de Designit Madrid y Director del Departamento de Gestión de Proyectos y Diseño de Negocios en la EIO entre otras muchas cosas) y ya me dijo que tenía una autoría difusa.

Al grano, la estrategia empresarial ha muerto. Pero tranquilos tenemos una salida, pero esta vez va a ser más difícil diseñarla, se trata de la co-cultura corporativa.

La naturaleza ambigua, líquida y suficientemente flexible de la cultura permite no imponer modelos si no crear un entorno de versatil en el que no es necesaria la estrategia y dónde no es necesaria la reinvención o la adaptación al entorno, si no que existe una co-evolución, de la cultura y de las personas que crean esas personas. En entorno de desarrollo de la Cultura tiene que ser abierto y común en el que lo personal y lo individual tiene tanto valor cómo lo colectivo y no está basado en un método o en un planning de acciones. El diseño centrado en culturas (quizás en ecosistemas culturales) es sin duda un modelo ecológico, dónde la sociedad de lo ‘CO’ tiene su desarrollo.

La estrategia lo que ha hecho hasta ahora es crear departamentos y acciones estancas y directrices top down en ecosistemas en los cuales el día a día marca la asimilación, en los que el método es lo individual y no una directrices. La estrategia nos aleja de la intersección de la improvisación y la experimentación.

Y ya me lo dijo en julio Alfons Cornellá (Infonomía): <<Todo lo que empieza por CO es un reto intelectualmente interesantísimo> Entonces quizás el reto de los Design Thinkers y demás agentes inmersos en procesos de innovación y liderazgo del cambio quizás sea el diseño de esas co-culturas corporartivas para generar nuevos entornos. Es la hora de liderar la co-innovación desde el diseño de co-culturas.

¿Qué habría que diseñar? Habrá que volver a la definición de cultura de la Wikipedia…de echo creo que un posible acercamiento al diseño de culturas corporativas puede ser el del Zhong Yong Project del que hablaba a mi vuelta del viaje de aprendizaje del MINNteam en Asia.  Seguiremos dándole vueltas al tema.